¿Estás pensando hacer un banco de leche en casa?

¿Estás pensando hacer un banco de leche en casa?

Esta pregunta, también podría ir acompañada de otra así como, ¿ todas las madres necesitan hacer un banco de leche en casa?

Pues la respuesta sería, “que depende de cada circunstancia de cada mamá”.

Podemos crear una pequeña reserva del sobrante de las tomas, para alguna emergencia, no con la intención de sacarte leche sino como sobrante o congestión de alguna toma.

En los casos de “la vuelta al trabajo” podemos empezar un par de semanas antes a extraer y guardar la leche.

No es necesario tener un banco de leche gigante, sino una reserva que podemos ir renovando conforme nos vamos extrayendo diariamente.

Depende de cada circunstancia personal, hay mamás que se preparan un mes antes, otras que empiezan dos semanas antes de incorporarse al trabajo, incluso algunas que no se preparan porque se la extraen diariamente en el trabajo y la aprovechan para cada día.

 

Lo que es importante saber es que durante los primeros meses de lactancia en los que se está estableciendo la lactancia y se está regulando la producción, no se recomienda hacer unas extracciones importantes, ya que se va a conseguir una sobre estimulación de leche que el bebé no va a tomar y esto va a favorecer complicaciones , como congestión mamaria, mastitis, obstrucciones…..

Esta sobre estimulación solo la recomendaríamos en bebés prematuros, en casos de bebés hospitalizados, en casos de emergencia o casos especiales…

Recomendaciones

Si estás pensando preparar un banco de leche porque vas a volver al trabajo o vas a estar fuera unos días, o cualquier otra circunstancia, lo ideal sería extraerse la leche a la misma hora que mamaría el bebé, adaptaríamos dentro de nuestras posibilidades, las extracciones a las tomas que suele hacer nuestro bebé, así vamos a mantener el mismo ritmo para nuestro organismo. Lo ideal sería una extracción frecuente y al mismo ritmo que lo haría el bebé. No es recomendable dejar pasar más de 4 horas para hacer las extracciones.

 

La leche que hemos ido guardando en nuestro banco de leche, se la irán dando al bebé a demanda igual que le darías el pecho, según las necesidades de cada bebé

Extracciones

Extracción de leche

Para hacer las extracciones busca un espacio cómodo y tranquilo. Relájate y piensa en tu bebé.

Al principio de empezar a hacer extracciones no hay que asustarse si no sale mucha leche, es normal!! Hay que ir cogiendo práctica, técnica y ritmo, el cuerpo se tiene que acostumbrar, hay que darse permiso para aprender.

Además cuando empezamos a hacer la extracción, tenemos que saber que el reflejo de eyección, de salida de leche, puede tardar algunos minutos.

Al principio es mejor no mirar la cantidad que estamos extrayendo, porque nos podemos asustar si no sacamos apenas cantidad, pensaremos que estamos aprendiendo y practicando.

Os aconsejo que mientras os estáis extrayendo la leche os distraigáis mirando una foto del bebé, oler alguna prenda del bebé, escucharlo….. en definitiva activar la Oxitocina.

Es más recomendable hacer extracciones frecuentes e ir juntando las cantidades que vamos obteniendo, que querer sacar todo en una única extracción.

Os recomiendo que hagáis unos 10 minutos de extracción como máximo y descansar.

Todas estas recomendaciones serán muy validas para empezar con las extracciones, quizás cuando ya se adquiere práctica, ya no hace falta nada de lo que al principio os ayudó a empezar. Entonces el proceso lo tendréis superado!!!

 

Para las extracciones de la leche no es imprescindible tener un extractor de leche, aquí la elección o no de un extractor dependerá de las preferencias o de las necesidades de cada mamá.

Hay mamás que descubren que con sus manos se pueden extraer la leche, pero depende de cada caso y podemos elegir que opción es la mejor para nosotras.

Os dejo un video muy interesante de Gisella Uribe, para la extracción manual.

 

Tipos de extractores

  • Eléctricos
  • Manuales
  • Simples para un pecho o dobles para los dos.
  • Los hay de uso hospitalario, más potentes para circunstancias especiales.

 

Como veis, hay una gama muy amplia, y la elección de uno u otro dependerá de las necesidades de cada mamá. Ya que lo que le funciona a una mamá no tiene que ser lo mejor para otra mamá , que le funciona mejor otra opción.

Lo que es importante a la hora de elegir uno u otro es ante todo pensar cada una el uso que le va a dar:

 

  • Para una lactancia diferida ( la mamá por diferentes circunstancias va a estar ausente unas horas y necesita extraerse leche para que se la den al bebé), donde la mamá necesita hacer varias estracciones diarias a máximo rendimiento, recomendaríamos un extractor eléctrico doble.
  • Si vamos a llevar con nosotras el extractor al trabajo, buscaremos uno liviano y poco ruidoso.
  • Si vamos a hacer pocas extracciones, mejor elegir un extractor simple y manual…

 

También hay que tener en cuenta para el transporte de la leche que nos hemos extraido y guardado en bolsas o envases adecuados, usaremos una neverita o una bolsa térmica, con unidades refrigerantes. La leche materna transportada en frio, puede durar de 10 a 24 horas, una vez lleguemos a casa la podemos congelar o refrigerar para que se la den al bebé, cuando no estemos.

Almacenamiento de la leche

Hay diferentes tipos de envases, los adecuados serían:

 

  • Bolsas de leche materna de un solo uso. La ventaja para usar bolsas es que ocupan poco espacio en el congelador, el inconveniente es que són de un solo uso.
  • Envases de uso alimentario, libres de BPA, adecuados para conservar la leche. La ventaja es que son resistentes a los cambios de temperatura y se pueden reutilizar, el inconveniente es que ocupan mucho espacio.

 

Para congelar la leche lo ideal es hacerlo en pequeñas cantidades de 50 a 60 ml, porque como no sabemos lo que va a tomar, mejor ofrecer cantidades pequeñas, ya que después de descongelar la leche sobrante ya no la vamos a poder usar, hay que desecharla en la hora siguiente a descongelar y calentar.

 

Podemos mezclar varias extraccones del mismo día que tenemos guardadas en el refrigerador o de diferentes días que hayamos descongelado, pero tenemos que tener en cuenta que hay que mezclar a la misma temperatura.

 

Para descongelar la leche, podemos hacerlo de varias formas, si no tenemos prisa y somos previsoras, del congelador la pasamos al refrigerador y esperamos más o menos 24 horas.

Si tenemos prisa, del congelador la pasamos a un cazo con agua tibia ( un falso baño Maria, porque no lo ponemos al fuego).

Duración de la leche

La leche materna puede durar a temperatura ambiente de 4 a 8 horas.

En un refrigerador de 2 puertas, la leche materna durarà de 3 a 4 meses en el congelador y de 3 a 5 días en el refrigerador.

En un refrigerador de una puerta, la leche materna durarà 2 semanas en el congelador y de 3 a 5 días en el refrigerador.

Un tip importante a tener en cuenta antes de darle la toma a nuestro bebé es oler y probar la leche, así podremos comprobar si la leche está en buen estado.

Para finalizar este articulo os recuerdo, que no debemos usar las extracciones para saber cuanta leche estamos produciendo, porque la extracción nunca igualará la succión de un bebé.

 

Y como curiosidad os quiero hablar de la lipasa enzima encargada de separar las grasas de la leche para que el bebé pueda digerirlas. Es la responsable de que cuando nos sacamos leche le de ese olor a la leche de “ rancia”, la leche no está mala, se puede dar con tranquilidad al bebé, pero si huele como a “rancia”. Hay bebés que no les va a importar el sabor y habrá otros que si les va a molestar, y la van a rechazar, así que os dejo un tip. “ Podemos inactivar la lipasa calentando la leche recién extraida, antes de que la lipasa actúe, calentando la leche a 60 grados, usaremos un termómetro de cocina, porque no debe hervir ”.

Recuerda que “Durante los primeros nueve meses, las madres pueden disfrutar de una hora de pausa en el trabajo para la lactancia sin reducción de salario”.

Espero os haya sido útil este articulo, un saludo y Feliz crianza!!

Amparo Moncholí Romeu

Cerrar
×
×

Carrito