¿ Por qué usar pañales lavables?

¿ Por qué usar pañales lavables?

“Son mejores para el bebé y para el planeta”.

 

Los padres cada vez están más preocupados por el uso de químicos no regulados en los pañales de usar y tirar, y cada vez estamos más concienciados del cuidado de nuestro planeta.

Los pañales lavables de hoy en día tienden a ser de algodón orgánico, cáñamo o bambú, los textiles naturales son la mejor opción para las pieles sensibles. Dentro de los textiles naturales el cáñamo y bambú son los más absorbentes y también más ecológicos.

Pañales de bambú

El bambú es una planta de rápido crecimiento llegando a su madurez a los 3 o 4 años, no necesita el uso de pesticidas durante su cultivo, haciéndole una mejor opción tanto para el medio ambiente como para la piel del bebé. Sus cualidades antibacterianas han ayudado al bambú en su expansión, creando una barrera para casi todos los tipos de plagas matándolas al contacto con la planta, de esta forma no estamos poniendo en contacto con la piel del bebé ningún resto de pesticida. Lo más asombroso es que estas cualidades antibacterianas no desaparecen durante su tratamiento.

La fibra de bambú es 100% biodegradable, su descomposición no causa ninguna contaminación al medio ambiente. Las fibras de bambú originan de la naturaleza, y a su fin vuelven completamente a la naturaleza.

El bambú deja que nuestra piel respire y se mantenga fresca, la sección transversal de la fibra de bambú está llena de micro-lagunas y micro-agujeros, lo que le da mucha mejor absorción de humedad y de ventilación. Estas cualidades son ideales para su utilización en los pañales haciéndolos frescos en verano a la vez que super absorbentes.

El ahorro económico

En los 36 meses en los que el bebé utilizará pañales se calcula que necesitará unas 6100 unidades lo que vendrá a costar aproximadamente unos 1400€.

Un pack ahorro de 20 pañales cuesta unos 420€ , al ser talla única se podrán utilizar desde nacimiento hasta que dejen de usar pañales.

El gasto del lavado se calcula alrededor de 194€, esto significa un ahorro aproximado de 829€.

Otro punto a tener en cuenta es que estos pañales se pueden utilizar en futuros hermanitos.

Cómo elegir mi Pop in

Los pañales lavables pop-in no son distintos a los pañales desechables cuando los colocamos. Lo primero tenemos que saber es que talla tenemos que utilizar con nuestro bebé,

Tallas

Pop-in solo tiene dos tamaños, recién nacido y unitalla. Cuál tenemos que usar dependerá del peso del bebé;

Recién nacido: de 2 a 5.5 kg

Unitalla: de 3 a 16 kg

Cuando el bebé llegue a los 3 kg el pop-in unitalla puede ser que le quede algo abultado, pero en muy poco tiempo ganará peso y cuando esto suceda no tendrás que comprar más pañales, pop-in crecerá con tu bebé.

Verás que los pañales lavables pop-in se pueden ajustar de ancho y de largo/tiro. En la cintura tienes un velcro o corchetes (dependiendo de modelo) que te permite pasar de los 3 a los 16 kg, el tamaño máximo de cintura es de 57cm. En la parte frontal tienen corchetes que te permitirán alargar el tiro según el peso del bebé. Según crezca tu bebé tendrás que ajustar los corchetes para que esté cómodo y para evitar escapes.

Las cacas de un recién nacido son difíciles de contener, con pañal lavable o desechable. Hagamos lo que hagamos se nos va a escapar unas cuantas veces, no podemos más que hacer uso de nuestras lavadoras.

Es muy importante que coloquemos el pañal pop-in a la ingle y no en la pierna, si está colocado en la ingle cuando se mueva no creará huecos entre el pañal y su pierna y evitará escapes.

Pop-in tiene unas solapas internas que deben de quedar por encima del absorbente, cuando están en esta posición no permiten que la humedad suba hacia arriba, concentrando la humedad en el propio absorbente y no en la espalda o tripita del bebé. También evitan que la humedad se transfiera a la ropa del pequeño.

Cuidado de los pañales de Tela

El lavado de los pañales de tela cuando no lo conocemos parece algo difícil, pero solo tenemos que seguir unas pautas y coger práctica.

Estas instrucciones de lavado han sido escritas para pañales pop-in :

– Antes de guardar tus pañales a espera del lavado, tira el sólido en el inodoro, enjuaga los absorbentes para eliminar restos de pipí y escúrrelos. Deja los pañales en un cubo en seco y con tapa. Puedes (aunque no es necesario, pero ayudará si el pequeño está con la dentición) volver a enjuagar los pañales antes de meterlos en la lavadora.

Separa totalmente el absorbente del pañal y los absorbentes entre sí. No llenes la lavadora más de 3/4, si la llenas demasiado el agua no llega a penetrar bien entre las fibras del absorbente. Realiza un enjuagado inicial con agua fría y sin jabón, con esto estamos eliminando el pipí del pañal y evitando que se use el agua que lo contiene durante todo el ciclo de lavado. Usa el ciclo más largo de la lavadora a 40 grados. Intentar elegir ciclo de lavado de algodón ya que usa más agua que el ciclo de sintéticos. Una vez al mes recomiendo un lavado a 60 grados.

– Secarlos al sol ayuda con las manchas, pero cuidado no los dejes en las horas de mayor temperatura, si se secan demasiado rápido se quedarán duros. Nunca los dejes encima de un radiador o fuente de calor intenso ya que dejará tus absorbentes duros.

Y que pasa si….

Uso demasiado jabón;

El jabón dejará residuos en el absorbente lo que puede provocar irritaciones en la piel. Al tener residuo de jabón es más fácil que el pipi se quede atrapado en este y cree olor de amoniaco.

Pongo demasiada ropa/pañales en la lavadora;

El agua no entra en las fibras de los absorbentes y no se elimina correctamente el pipí. El jabón no puede lavar bien porque no llega a toda la ropa.

Pongo poca ropa/pañales en la lavadora;

Poca ropa con la cantidad habitual de detergente provoca demasiadas burbujas que luego puede ser más difícil de eliminar de los absorbentes.

 

Espero os haya sido de ayuda este articulo, un saludo y feliz crianza!!!

Amparo

Cerrar
×
×

Carrito