Inicio a la Lactancia Materna: Buen Agarre

Inicio a la Lactancia Materna: Buen Agarre

“ Un buen agarre va a suponer el éxito de la lactancia en la mayoría de las veces”.

Es muy importante revisar siempre el agarre del bebé al pecho, cuando la mamá nos refiere que tiene algún problema.

Agarre correcto

  • Boca muy abierta, de modo que abraza toda o casi toda la aréola.
  • El bebé tiene los labios hacia fuera, evertidos.
  • Cada vez que traga leche, hincha las mejillas.
  • Con su barbilla hacia el pecho, de modo que la posición de la nariz le permite respirar sin problemas.

Signos de agarre incorrecto

  • Boca poco abierta
  • Bebé tumbado boca arriba y girando la cabeza
  • Chasquidos al mamar, no debe hacer ruidos al mamar
  • Mamar no debe doler
  • Grietas
  • Mejillas hundidas todo el rato
  • Mastitis o ingurgitación
  • Poco aumento de peso
  • Exceso de reflejo de eyección de leche y como consecuencia el bebé se atraganta.
  • Cuando vemos que el bebé a los dos meses y medio sigue mamando una hora y media seguida y no suelta el pecho.

¿Cómo conseguir un buen agarre?

  • Lo ideal sería poner al bebé nada más nacer sobre el vientre de la madre, (en condiciones normales) y dejar que repte hasta conseguir un agarre espontaneo ( como ya explicamos en la anterior entrada del blog, primera toma y contacto precoz). Aquí vamos a conseguir un buen agarre, sin grietas ni dolor.
  • Si no hemos conseguido el agarre espontáneo, podemos probar en casa tranquilamente, tumbadas o recostadas, piel con piel, el bebé entre los dos pechos, solas, tranquilas, relajadas, hay que buscar el momento adecuado. El bebé puede tardar 10 minutos, 20 minutos o más, nos tenemos que dar tiempo y si lo conseguimos el agarre será más exitoso.
  • Nos tenemos que poner al bebé al pecho cuando se despierta, que está tranquilo. Si el bebé quiere mamar lo cogerá y si no quiere pues lo dejamos.
  • No hay que esperar a que el bebé esté nervioso, chupándose los puños, nerviosos de hambre.
  • El bebé va al pecho, no el pecho hacia el bebé, para que la espalda de la mamá esté recta y cómoda, vamos a estar muchos meses dando el pecho, no nos queremos lesionar.
  • Acercaremos la nariz del bebé al pezón, para que el bebé abra mucho la boca y cubra parte de la areola y el pezón apunte al paladar.
  • La posición es correcta cuando el bebé tiene el cuerpo alineado de manera que , oreja, hombro y cadera forman una línea recta. No somos simétricas, cada parte de nuestro cuerpo es diferente y nuestros pechos són asimétricos, así que nos guiaremos a la alineación del cuerpo del bebé.
  • También es importante tener en cuenta, cuando pongamos al bebé en postura de cuna, que nuestra mano se sitúe en la espalda del bebé y no en el culito, así el bebé se desplazará hacia la madre con la barbilla elevada. Y además la cabeza del bebé debe descansar sobre nuestro antebrazo, no en nuestro codo.

Amparo Moncholí Romeu

 

Información:

Edulacta, Albalactancia.

Deja un comentario

Cerrar
×
×

Carrito